NOSOTROS

¿Quiénes Somos?

Somos un grupo diverso, personas formadas en diversas áreas del conocimiento, curiosos y autodidactas sobre muchas otras. Nos unen intereses comunes, como la educación, la fotografía, la equidad de género y el empoderamiento de la mujer. Nos identificamos con una profunda causa, que es el generar espacios y sociedades mejores. Nos mueve la tecnología, y gracias a ella compartimos con ustedes nuestras ideas y reflexiones.

¿Qué hacemos?

Compartir ideas, propias y de otros alrededor de la educación y la equidad de género. Las frases: “la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo” (Mandela, 2003), “Un niño, un profesor, un libro y una pluma pueden cambiar el mundo” (Malala Yousafzai, 2014), “Ni una menos”, “Vivas nos queremos” requieren de padres, madres, profesores, políticos, estudiantes, educadores, que más allá del sueño y la retórica de la educación y la igualdad, realicen acciones concretas, apliquen soluciones reales, válidas para el contexto de cada uno. Chililín actuará como un curador de contenidos y compartirá información seleccionada para cada uno de los temas.

¿Para quién lo hacemos?

Chililín se ha creado para todas las personas que tienen interés en realizar acciones concretas para potenciar el aprendizaje de sus hijos, de sus alumnos, el suyo propio, y para quien quiere tener información respecto a las tendencias y realidades de la educación, la innovación y aplicación de la tecnología a nivel global. Chililín es también un espacio para personas interesadas en actuar a favor de la igualdad de género, es decir, para todos las personas feministas (que usan el adjetivo o no) conscientes de que necesitamos reducir la brecha de género para alcanzar sociedades más seguras y más justas. También habrá espacio para la lectura, viajes y entretenimiento.

Nuestro Equipo

Gabriela Romo

Gabriela Romo Fundadora y editora

Gabriela Romo

Fundadora y editora

Gabriela Romo
Soy madre, tengo 40 años. Los he recorrido la mayor parte del tiempo por el camino del bien. Mis padres, sobre todo mi mami, cuidaron que no tome “el mal camino”. Gracias a ella no hablo malas palabras, las aborrezco.
Soy mujer, he vivido cada día consciente de mi condición, a veces con miedo, es toda una hazaña transitar segura por la calle. A veces con fuerza, con mucha fuerza, es increíble todo el poder y valentía que puede surgir de una mujer cuando se reconoce, cuando se acepta. A veces con resignación, siendo parte de un entorno en el que todavía unas testosteronas y una voz fuerte son indispensables para ser escuchado. Siempre con esperanza, pues tengo certeza de que estamos formando nuevas generaciones, donde la igualdad es posible.
Soy outsider, mi formación académica es una especie de Frankenstein que me ha llevado por varios espacios y lugares; en todos, la curiosidad, la constancia y el aprendizaje autónomo han sido claves para crecer. Soy aprendiz, quizás es lo que más me gusta ser. Todos los días aprendo algo: el arte, la ciencia, la tecnología, la innovación no dejan de sorprenderme, pero encuentro que aún frente a tanta sorpresa y descubrimiento, vivo encajada en moldes que quiero romper. Por eso nace la idea de Chililín, porque como madre, mujer y aprendiz quiero compartir ideas, historias y tips para entender el nuevo camino. El que transitamos mi madre y yo, ya no existe.
X
Santiago Ureña

Santiago Ureña Diseñador gráfico y web master

Santiago Ureña

Diseñador gráfico y web master

Santiago Ureña
Soy Padre, tengo 30 años. Vengo de una familia que me ha educado con principios y valores. Mis padres me han formado para ser la persona que hoy soy, ellos son el ejemplo que cualquier hijo quisiera tener.
Soy hombre, y toda mi vida he vivido rodeado de mujeres, pero mujeres que me han mostrado su lucha diaria, su valentía para enseñarme que también están presentes y pueden salir adelante. La mujer que admiré hasta el último de sus días fue mi abuela, quien me demostró que se puede dar todo con el corazón, y a ver el mundo de diferente manera.
Me considero un “todólogo”, académicamente soy un “turistólogo” apasionado por mi país y sus paisajes. Mi sueño de pequeño fue estudiar diseño gráfico, que en esa época era una profesión que estaba naciendo. Pero ahora, y gracias a la tecnología, he podido aprender por mi cuenta sobre diseño gráfico y todo el mundo digital. Soy 100% deportista, y lo seré hasta que mi cuerpo funcione. La fotografía ha sido el complemento que me ha mostrado otra realidad, pero puedo asegurar que las mejores fotografías uno puede tomar son aquellas que se quedan grabadas en la memoria y son las que contienen un excelente resolución.
Formo parte de este proyecto, porque soy padre de una niña, una niña que con el transcurrir del tiempo será una mujer y quiero dejarle a ella ese camino preparado para que pueda continuar con esta huella que queremos dejar.
X
Stefanía Díaz

Stefanía Díaz Redactora y cómplice

Stefanía Díaz

Redactora y cómplice

Stefanía Díaz
Tengo 26 años y soy una mujer positiva. Nada me llena más que ver felices a quienes quiero.
Mi familia, es todo para mí. El mejor tiempo invertido es el que comparto con ellos. Estoy aprendiendo a vivir, tanto en lo personal como en lo profesional, consciente de que el camino no es fácil. Ser mujer y joven, puede ser un obstáculo para avanzar. Más, algo que tengo presente y me motiva a seguir es que la confianza en una misma, el empoderamiento y una mano amiga,hacen que el andar sea llevadero.
Desde pequeña, admiré y valoré el que mi madre trabajará en espacios donde, al parecer, solamente los hombres tenían cabida. Ella me ha enseñado que la constancia, la dedicación y la inteligencia, son los valores profesionales que deben ser reconocidos en cualquier persona. Mi papi, por otro lado, me enseñó que el cielo es el límite y que lo que me proponga lo conseguiré, pues tengo todo lo que se requiere para alcanzarlo: soy una mujer con ganas, determinación y corazón.
Soy detallista, organizada y me considero una persona servicial, esos fueron los principales motivos para involucrarme en la rama de la hotelería. Además, me autodenomino nativa digital pues estoy bastante involucrada en el tema tecnología y me interesa todo lo que se puede lograr y facilitar con ella.
Estoy convencida que nuestro granito de arena, por más pequeño que parezca, es un pasito más hacia la sociedad justa que muchos aspiramos.
X
Xavier Valarezo

Xavier Valarezo Educador y fotógrafo

Xavier Valarezo

Educador y fotógrafo

Xavier Valarezo
Tengo 45 años. Cuando era adolescente pensaba en una persona de 45 años como un anciano que no sabía nada. Bueno, ahora creo que estoy lejos de ser un anciano, pero definitivamente, no sé nada; y encima de esto soy… profesor. Sin embargo, muchas cosas han marcado mi vida, contribuyendo a la persona que soy ahora; pero para no aburrir, solamente mencionaré seis de ellas: estudiar en un colegio católico, haber vivido en los Estados Unidos, casarme, ser profesor, tener una niña y tomar fotografías. Aquí el link a mi trabajo: www.xaviervalarezo.com
Pasé casi toda mi vida escolar en un colegio Católico de Quito al cual quise mucho, ya que la pasaba bien con mis amigos. Pese y gracias a esto, hoy por hoy soy ateo y orgulloso, pero con un profundo respeto por todas las religiones. El segundo gran acontecimiento que me marcó fue haber vivido en los Estados Unidos por casi siete años. Después de crecer en una familia de clase media, y que “gracias a Dios” tuvimos todo y un poco más, el irme a vivir en el extranjero me abrió los ojos y me hizo ver el mundo desde otro ángulo. El darme cuenta que no vivo en la burbuja que me pintaron y que el mundo es más duro de lo que uno cree fue importante para seguir creciendo como persona. Ya que no hablaba inglés por aquel entonces, me dediqué a enseñar español, empezando mi carrera como docente. Todas las personas, independientemente de lo que hayan estudiado, deberían pasar por una aula como docentes, les aseguro que se a partir de ahí el mundo se aprecia de una manera muchos más amplia y humana.
El cuarto acontecimiento, y me atrevo a decir el más importante, fue mi esposa. Esto fue definitivamente, lo mejor que me pudo pasar, y espero que siga siéndolo. Junto a ella he descubierto una de las cosas más maravillosas en el mundo, y algo que no todo el mundo tiene la suerte de sentirlo, el amor. Después vino nuestra hija. Tiene siete. En este punto me declaro loco. Me faltan palabras para describir este sentimiento: amor, miedo, felicidad, armonía, pánico, sonrisas, tristezas, en fin cada día es un mundo entero junto a ella y cada día descubro que no sé nada, que no puedo enseñarle nada, lo único que puedo hacer es ser consecuente, actuar como pienso, hablar menos y escuchar más. Para ella soy un héroe, pero pronto pensará que soy un anciano que no sé nada; hasta que ese momento llegue seguiré viviendo este sueño. Quisiera vivir por siempre para nunca dejarla.
Finalmente, está la fotografía, que siempre me ha gustado, he estudiado al respecto y cada día sigo aprendiendo. En tres últimos años me he dedicado a ello, especialmente fotografío bodas. Las fiestas y los bailes no van conmigo, pero el estar con una cámara en estos espacio es otra cosa; creo que disfruto inclusive más que los mismos novios e invitados, hasta me pagan…
No se como concluir esto. Muchas cosas y vivencias han marcado nuestra vida. Ahora he escrito sobre las buenas, pero he tenido también malas. Estas vivencias son una realidad, algo que pasó y definitivamente nos marcó para siempre, pero en nosotros está, como una responsabilidad, hacer que nuestra vida, nuestro futuro, nuestro mundo sea un mejor lugar para vivir, pensando siempre en las futuras generaciones, gracias Chililín.
X

Nuestra Historia

Formamos parte del Movimiento Solidario para la Igualdad de Género HeForShe de ONU Mujeres

Iniciamos y damos vida a Chililín…